Saltear al contenido principal

DATOS DEL AYUNTAMIENTO

Alcalde: Ignacio Gutiérrez Carnicer (PSOE)
Teléfono: 976-606141
Fax: 976-606106
E-mail: ricla@dpz.es
Dirección: Plaza España, 1

DATOS DE LA LOCALIDAD

Gentilicio: riclano
Habitantes:  2894
Altitud: 382 m
Extensión: 90,7 km2
Distancia de Zaragoza: 58 km
Circunscripción: Zaragoza
Comarca: Valdejalón
Partido Judicial: Almunia de Doña Godina (La)

Historia

Ricla fue población amurallada, cuyo perímetro no resulta difícil imaginar aunque son escasos los restos que han permanecido. Desde la calle de la Cruz pueden verse, a través de un solar, la base de un torreón de piedra sillar y un lienzo de la antigua muralla, bajo la roca sobre la que se asienta el edificio del castillo. Ese lienzo enlazaría con el actual arco de San Sebastián y a ese nivel iría rodeando la población de la parte alta del cerro.

El punto más alto lo ocupa el castillo edificado sobre la roca, del que se conservan algunos restos de varias épocas. De su origen musulmán nada se sabe pero no hay que descartar esa posibilidad, y hasta es posible que queden algunos restos en su planta irregular; la parte más llamativa es la que da a la citada calle de la Cruz, con muros de tapial sin enlucir sobre restos de mampostería; en este muro se abren dos balcones y algunas ventanas, ya que lo que fuera castillo roquero se convirtió en palacio. Esos dos balcones se corresponden con un salón de 13 x 4 metros, que se cubre con alfarje con faldones junto a las paredes y “éstos sobre ménsulas lobuladas de dibujo gótico muy tardías”. Esta información se debe a Esteban, Allo y Mateos, autores del citado inventario artístico del partido judicial de La Almunia, quienes concluyen que esta obra es de hacia 1500.

Por encima de la Casa Consistorial y detrás de la misma está la fachada principal, muy transformada, ya que incluso el arco de entrada, de ladrillo, se halla cegado. Sí se conserva la piedra armera con la luna jaquelada de los Luna de Ricla. Junto a la misma se colocó un azulejo de Muel con las armas de los Luna nuevamente y en que se lee: “Ave María Purísima sin pecado concebida. 1772”. De esta fecha puede ser la última reforma del palacio. Héctor Gómez y José Ramón Clúa ( ADOR-7) hacen referencia a unas “estancias semisubterráneas que posiblemente fuesen almacenes y que además pudieran pertenecer a una época más antigua que la del salón”.

De todo lo anteriormente dicho del castillo de Ricla creemos que hay que concluir que:

1, hasta el momento es muy poco conocido y poco se ha escrito de él.

2, con el consentimiento de los propietarios, debería realizarse un estudio en profundidad del mismo.

El arco de San Sebastián era una de las puertas de la muralla. Es de ladrillo y muestra un arco apuntado al exterior, con capillita del santo al interior. Ha sido restaurado recientemente.

De este castillo de Ricla se conocen los nombres de los tenentes a partir del siglo XII. Perteneció a la Orden del Temple desde 1191, luego a Ximeno de Urrea, a Ximeno Cornel y a Enrique de Trastamara que lo vendió a Gonzalo González de Lucio. Lo recuperó Pedro IV pero Martín I lo vendió a Fernán López de Luna, hijo natural del conde Lope de Luna, rama que se engrandeció con Villafeliche y Muel por su boda con la última Azagra. En 1528 fue declarada una de las ocho grandes casas nobiliarias de Aragón, pero cambió de apellido por la boda de Francisca de Luna con Diego de los Cobos, que fueron nombrados marqueses de Camarasa ( 1543) Felipe II concedió a un hijo de ellos, don Francisco de los Cobos y Luna el título de conde de Ricla, que duró hasta la extinción de los señoríos en las Cortes de Cádiz.

Que visitar

Urbanismo. Sigue siendo centro de la villa la plaza del Ayuntamiento, aunque no sea una plaza muy bien estructurada. La portada de la iglesia se trasladó en el siglo XVIII y la anterior fue tapada con una casa de ladrillo.

Tampoco tiene mucho interés la parte norte de la plaza, pero sí se conserva el edificio de la Casa Consistorial, remodelada en 1986 respetando el interesante pórtico de piedra del piso inferior y acomodando la obra superior al estilo aragonés de ladrillo con galería de arcos.

Si se sale de la plaza hacia el noroeste, por la calle de la Hombría se llega al arco de San Sebastián. Siguiendo la calle se llega a la de la Cruz en la que, además de la artística cruz, se conservan algunos edificios de interés:

Casa con los números 45 y 47: conserva una piedra armera de los Beltrán de Bandaliés y un balcón con reja, del siglo XIX.

Casa con los números 35 y 37: es del siglo XVIII.

De gusto neoclásico, del siglo XIX, es la que ocupa el número 19.

También tiene interés la casa del número 9, con bella puerta de piedra, adintelada, tal vez remodelada en el siglo XVIII.

Haciendo chaflán con la calle de la Cruz y la de Cristóbal Freisleva hay otra casa con bella decoración pintada.

Junto a la actual portada de la iglesia se conserva otro edificio de armoniosa fachada del siglo XIX, que fue escuela, ayuntamiento un tiempo y ahora Casa de Cultura.

En toda la parte antigua hay además callejas y pasos elevados, restos sin duda de un urbanismo morisco. 83 fuegos tenía Ricla en 1495, 40 cristianos y 43 moros

En 1610 tenía 200 fuegos de moriscos; de ellos se sabe que salieron 191, concretamente 670 personas que salieron por Los Alfaques.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Es la antigua parroquia de Nuestra Señora de Media Villa, sin duda por encontrarse en medio de la población medieval.

Tuvo orientación al sureste y a ella se entraba por la actual plaza Mayor, hasta que se cambió la orientación durante la segunda mitad del siglo XVIII.

Naturalmente se perdió empaque, ya que la actual fachada no goza de una plaza amplia como la anterior.

Capilla de Santa María Magdalena.  Se accede a la misma a través de un espacio en el que se hallan colocadas cuatro esculturas de madera policromada: San Miguel, María Magdalena, una santa carmelitana, y San Fernando; hay también dos relieves de la Magdalena penitente, vestida y desnuda.

Yacimientos paleontológicos. De gran interés y atención por parte de la Comunidad científica son los yacimientos paleontológicos de Ricla. Las “Jornadas Aragonesas de Paleontología” les han dado la importancia que merecen. La necesidad de realizar un estudio global de los yacimientos parece que se va a cumplir rápidamente.

Volver arriba